REAL MADRID 97 – 73 FC BARCELONA

Tercer clásico de la temporada y triunfo indiscutible del Real Madrid en el Barclaycard Center. Un mes después de la derrota en el Palau, los madrileños escriben la última entrega sobre el clásico, que queda marcado por las actuaciones estelares de Rudy Fernández, con 22 puntos, y Sergio Rodríguez, con 23.

Ni Xavi Pascual ni Pablo Laso dejaron pasar la oportunidad de presumir de plantilla ante el eterno rival, así el clásico arrancó con la artillería pesada de ambos conjuntos. El primero en encontrarse cómodo en el parqué fue Rudy Fernández, quien salió muy enchufado con 11 puntos en los primeros diez minutos. Felipe Reyes no tardó en unirse a la ofensiva, provocando el primer tiempo muerto del partido (15-7). Por último, Sergio Rodríguez saltó a la cancha para redondear un primer cuarto muy sólido de los locales (26-16).

El Madrid marcó el ritmo contra un Barcelona sin ideas que no hacía más que perder balones y muy errático en el tiro. Tomic no daba abasto bajo tableros y, por si fuera poco, el “Chacho” empezó a sumar de tres en tres. El intento de Justin Doellman por enderezar la situación de su equipo se quedó en nada después de que Llull machacara la canasta azulgrana para apagar cualquier reacción visitante (42-33).

Pareció que el descanso sentó bien a los catalanes, que por fin abrieron la lata de los triples con Hezonja, Jackson y Huertas (54-47). Pero nada más lejos de la realidad, y es que la distancia en el marcador no bajó o, al menos, no con Rudy en estado de gracia. Los tiempos muertos de Pascual surtieron poco o ningún efecto en un Barcelona que iba a la deriva entre la marea blanca (66-53).

Durante los últimos diez minutos el guión no cambió, el Real Madrid aumentó su renta hasta los veinte puntos nada más arrancar (74-54). Mario Hezonja se esforzaba desde el perímetro, pero los madrileños siempre tenían recursos para contestar con la misma moneda. El conjunto merengue no despegó el pie del acelerador y ató bien el partido en el ecuador del cuarto con Sergio Rodríguez y Sergio Llull como protagonistas.

rm est