BlogSoniaDeAlbaColonia

Llevamos sólo un mes de competición y hay un nuevo aroma de baloncesto en el Palau. El run-run que corre es distinto y viene refrendado numéricamente por las cifras de asistencia. En dos jornadas de Liga Endesa y otras dos más de Euroliga la media de público roza los 6.000 espectadores – cabe recordar que la capacidad del Palau no llega a los 8.000 espectadores y que el incremento respecto a la temporada pasada es de 2.000 espectadores-. ¿Qué ha pasado?¿Qué ha cambiado respecto a las últimas temporadas? Estamos hablando del inicio del curso deportivo, donde los equipos aún ni son equipos, están en fase de conocimiento, de poner las bases de su juego…

Es cierto que el Barça Lassa ha arrancado fuerte con la consecución de la Lliga Catalana y la Supercopa Endesa, y los triunfos animan. Pero las derrotas también desmotivan. Y a pesar de la primera derrota en el primer partido en Europa en la (difícil y desconocida) pista del Pinar Karsiyaka, en una fase regular de la Euroliga – la que muchos tildan de aburrida e innecesaria -, la afición culé se congregó en el Palau para ver el debut como local de los de Pascual. Fueron más de 7.000 espectadores ante uno de los teóricamente débiles del grupo, el equipo polaco del Stelmet Zielona Gora.

Los cambios en la plantilla han agradado a los seguidores blaugranas desde el verano. El exNBA Carlos Arroyo; el escolta internacional (e incluido en el quinteto ideal de la temporada pasada) Pau Ribas; el jamaicano Samardo Samuels; el nigeriano y campeón de la LEGA con el Sassari Shane Lawal; el internacional con Grecia y triple campeón de la Euroliga Stratos Perperoglou; el joven senegalés Moussa Diagné; y el también imberbe Sasha Vezenkov, MVP de la Liga griega y máximo anotador de la competición helena la temporada pasada. Todos han cuajado muy bien de entrada.

Es difícil de entender los porqués cuando aún no ha habido tiempo de demostrar nada, o demostrar poco. Esos intangibles son los que acaban de dar alas a las aspiraciones de los equipos. Con este nuevo aroma, las sensaciones respiran distinto, respiran bonito. Ahora hay que mantener la fragancia. Como todo buen perfume, hay que mesurar la cantidad. Ni el exceso ni el defecto ayudan.


(El FC Barcelona arranca la temporada 2015/16 de la mejor manera posible, levantando el primer título en juego, la Supercopa Endesa)