España fue un huracán que paso por encima de Brasil -potencia mundial que asistió impotente a la lección defensiva- asegurando su presencia en octavos de final para celebrar las 100 internacionalidades de Nicholls. El martes se juega la primera posición del grupo A ante Chequia.

La Selección superó a Brasil, una potencia superior físicamente, por velocidad, actitud y concepto de juego. Las cariocas se jugaban la vida pero España sacó a Erika de la pintura y ahogó a su rival a base de agresividad defensiva y ofensiva con rápidas transiciones. Ni las defensas alternativas de Zanón ni los fallos desde el tiro libre hicieron mella en un equipo español que se jugará la primera posición del grupo con la República Checa el martes a partir de las 15.15 horas en Teledeporte.

LA CLAVE

El ritmo de juego de España. La Selección asfixió a Brasil gracias a su mayor actividad. Las cariocas aguantaron el primer cuarto por los 6 tiros libres fallados por el equipo español, pero en el segundo no pudieron con la movilidad de su rival que además contó con una Laura Nicholls colosal en la pintura.

EL DETALLE TÉCNICO

La Salida de prensión de España rompió la defensa carioca. Una de las armas de Brasil se esfumó con un cambio de estrategia de Mondelo. La polivalencia de las exteriores españolas permitió que la base sacara de fondo creando una distracción posterior para que la cuatro recibiera en el centro de la pista y decidiera en ataques directos que desarmaron a Brasil.

EL MOMENTO

En los cinco primeros minutos del segundo cuarto España reventó a Brasil con su actividad defensiva que ahogaba el ataque carioca mientras que la rapidez de Anna Cruz y los rebotes de Lyttle daban un 8-24 que a la postre resultaría decisivo para España.

CONCLUSIÓN

España sigue creciendo en el Mundial desde la defensa y el orden en ataque. La rapidez y polivalencia de sus jugadoras hace que el equipo que dirige Lucas Mondelo sea muy difícil de defender porque además cuenta con el estado de forma de una Lyttle estelar.

MundialTurquiavsBRasilStats