BloGPilarCasadoRealMadrid20

O cómo reinventarse tras una temporada en la que tu juego ha maravillado en el viejo contiene pero se te han escapado los dos títulos más importantes: la Euroliga -tu gran objetivo- y la Liga Endesa. Sobre la mesa, y no se sabe muy bien si camino de la papelera, un bolita de papel (permítaseme el símil) blanca. ¿Retoques o revolución total en el Real Madrid?

Conste que este artículo lo escribo en plena marejada en la “casa blanca” , es decir, sin saber a ciencia cierta si alguno de los capitanes abandonan el barco, o no. Y cuando digo capitanes hablo de Pablo Laso, de Herreros y algún que otro jugador cuyo futuro en el club parece está más que cuestionado.

Como es normal por otra parte la rumorología coge velocidades de vértigo en este compás de espera de acontecimientos. Lo único cierto de momento es la salida de Dontaye Draper camino del Efes turco. En poco más de seis días el Real Madrid habría contratado a varios entrenadores y negociado con una decena de jugadores (lo de decena es un número simbólico, sólo para comprender cómo funciona este negocio).

Vayamos por partes. Primera disyuntiva, Laso sí, Laso no

Es muy posible que el técnico vitoriano se sienta con fuerzas y capacitado para seguir capitaneando la nave blanca. Si no fuera así hubiera presentado ya la dimisión digo yo. Una semana después de perder la liga es tiempo más que razonable para si se ha planteado el tema haberlo llevado a cabo.

Segunda opción. El club decide prescindir de él. No hay fumata blanca de momento. Argumentos a favor y en contra , como las meigas, haberlos hay los.

Los más críticos con Laso serán capaces de imputarle todo tipo de delitos, le correspondan a él o no. Los más laxos le salvarían la cabeza con los ojos cerrados. Ni tan claro ni tan calvo.

Pongámonos en el lado crítico. El equipo llegó a final de temporada sin fuelle alguno. No es imputable a él no fichar repuestos temporales ante las bajas tan prolongadas de Carroll y Draper. Por cierto, algún día espero alguien resuelva el expediente X del brazo izquierdo del base, que desde que se rompió contra Olympiakos además de entrenar y alguna ronda de calentamiento pre-partido no le hemos visto mucho más.

En el debe de Laso si está la planificación de la temporada y los drásticos recortes en las rotaciones en las últimas semanas. Todo sumado da como resultado la extenuación de una plantilla que se quedó corta y se marchitó con los calores veraniegos.

En su debe la batalla perdida de las pizarras. David Blatt primero, y Xavi Pascual después, le han encontrado las cosquillas a este Real Madrid de los récords y éste ha adolecido de soluciones para las trampas a las que ha sido sometido. Pascual es probablemente el técnico que más incomoda a Pablo Laso. Estos dos entrenadores no han sido los únicos sin embargo, aunque los platos rotos sí han sido los más evidentes y dolorosos para el aficionado.

Tema más espinoso es el de la gestión del vestuario. Digo espinoso porque ningún, y subrayo lo de ningún, periodista vivimos en las cocinas merengues y soy de la opinión de que aunque sepamos más o menos cosas a menudo sólo tenemos una versión de los hechos, y es poco ético creo hablar de ello sin conocimiento de causa. Cuando el río anda revuelto es muy fácil cometer el error de asociar pequeños detalles y convertirlos en teorías conspiratorias. Paso!

Me cuestiono sin embargo a menudo cómo no se pudo recuperar en el tramo final de la temporada al alicaído Nikola Mirotic por ejemplo.

¿Y si Pablo Laso no siguiera? ¿Qué entrenador fichas? Se aceptan sugerencias.

Segunda disyuntiva. ¿Cuántos cambios hago en esta plantilla?

El Real Madrid de momento, y por voluntad del jugador principalmente porque otro año con el rol de tercero ya era mucho, ya no tiene tercer base. Draper puso ayer rumbo a Turquia, al todopoderoso Efes de Estambul.

¿Y su relevo? ¿Un perfil medio dispuesto a asumir un rol secundario? ¿Un “uno” con galones de titular y que Sergio Llull tenga más minutos de “dos”?

La gran patata caliente se llama Nikola Mirotic. Mientras el planeta Carmelo Anthony no se asiente en la órbita de una franquicia el resto de estrellas no pueden hacer otra cosa que gravitar. Carmelo es pretendido por entre otros los Bulls, equipo que tiene los derechos de Niko. Si Anthony llega como agente libre a Chicago (espero reflejarlo bien que para eso el Profe Paniagua me lo ha explicado desde hace meses bien clarito) no hay espacio salarial para el todavía jugador del Real Madrid. Vamos! NO money, NO contrato.

Otra opción para Niko es que la llegada de Melo se hiciese via “sign and trade” con los Knicks pero ésta podría suponer el traspaso de Mirotic a los Knicks y véte tu a saber con la cantidad de operaciones que los de Phil Jackson van a hacer para construir el equipo dónde puede acabar el “12” blanco.

Lo que se aireó de la marcha del jugador podría ser papelito mojado. Las prisas a veces que son muy malas…y Niko a todo esto no había dicho nada, pequeño gran detalle.

Y del resto ¿que? Negociadas las renovaciones del trio interior Slaughter, Bourousis y Mejri tienes hipotecado el equipo si Laso no continuara. Y doblemente hipotecado porque en mi opinión el rendimiento de éstos, con matices por supuesto, ha dejado dudas. Durante muchas semanas el interior que más ha rendido ha sido el de siempre, el eterno Felipe Reyes. Quizá alguno de estos tres pudiera ser cedido.

Queda el duo Darden-Dani Diez, el de los “treses”. Darden es como diría mi madre muy cumplido pero el puesto exige más. Dani no ha tenido minutos para crecer y demostrar si es jugador para estos envites. Nos hemos quedado con las ganas. Es posible que tenga que volver a buscarse las habichuelas fuera del club. El mercado en este puesto no da grandes alegrías así que el re invento es posible que sea un nuevo contrato para Darden.

El Real Madrid 2.0 de una forma u otra se está cociendo. Probablemente sea más necesario hacerlo a fuego lento que en el microondas pero camina porque hay debate interno, inconformismo con lo conseguido y exigencia. Falta por ver si estos factores queman otro proyecto o no.