BlogPilarVeranoCalido

Debe ser la vorágine de la competición , los días intermedios pueden resultar hasta tediosos, o el inicio de los calores veraniegos que me espesa ese líquido de color rojo que dicen circula por el cuerpo y le da vida. El caso es que me aletargo, que no hiberno, y pasan por mi mente algunos asuntos del deporte de canastos que creía dormitaban en ella a la espera de cambios.

Cuál es mi sorpresa que una ráfaga de aire acondicionado me espabila y me devuelve a la realidad. Hay cosas que por más que queramos no cambian, y no sé si tienen visos de hacerlo. No hay que ser un lince para darse cuenta que son casi las mismas cosas, las televisiones, los impagos, y alguna más aunque hoy en estas líneas solo viene al caso la primera.

A las puertas de semifinales de la Liga Endesa me cuestiono una vez más los contratos de televisión de esta liga nuestra que va a dejar a muchos aficionados a dos velas, sin ver a los suyos vamos! Una gran semifinal a priori como es la que enfrentará a Real Madrid y Unicaja no se verá en Madrid, a excepción de aquellos suertudos que tienen Real Madrid Televisión. Un acuerdo sobre la bocina con Canal Sur permitirá al menos a los andaluces ver a “su” Unicaja. Un parche en cualquier caso porque durante todo el año se han dado de bruces contra la pared. Lamentable, sin más calificativos.

Me agota sinceramente este asunto. Es verdad que ACB no tiene culpa ninguna de que algunas televisiones autonómicas fueran el ejemplo perfecto del despilfarro económico y que éste haya tenido consecuencias nefastas para determinados deportes. Me consta también el ímprobo trabajo de ACB por intentar encontrar alternativas televisivas en aquellos territorios sin cobertura (véase el caso de Real Madrid televisión) y valoro el enorme esfuerzo que en varios ámbitos hay que hacer para ofrecer un producto como la plataforma Orange Arena pero sin duda creo firmemente que la gran asignatura pendiente del recién estrenado presidente ejecutivo –Francisco Roca- será encontrar un marco televisivo para todos. Y no va a ser tarea sencilla porque la crisis continúa instalada en los medios de comunicación, y aunque nos resulte duro reconocerlo, posiblemente nuestro producto ya no sea tan fácil colocarlo.

Sin ánimo de hacer una apología del fatalismo las audiencias televisivas de este curso no van a ayudar mucho. El atractivo del producto ha ido descendiendo en la misma medida que el maltrato mediático ha ido in crescendo. Lo he dicho siempre, cada uno asumamos nuestra parte de culpa.

Cada tipo de medio (prensa, radio, televisión, digital) tiene una parte alícuota, ahora bien, somos esclavos de unas televisiones que en muchos casos NO nos dan nada, y cuando digo nada hablo de audiencias. Hace mucho tiempo reclamé por ejemplo el adiós a la dispersión de horarios para recuperar los programas de radio que tanto contribuyeron al boom de este deporte hace treinta años. De momento esa dispersión persiste.

Y podríamos continuar poniendo ideas en este papel sin embargo, ya no es momento de seguir meditando, es el momento de tomar decisiones.

No es mi tarea conocer con detalle los contratos que se firmaron en su día –y tampoco juzgar si están bien, mal o regular negociados- con las distintas televisiones, yo como diría Paco Umbral, he venido a hablar de mi libro y mi libro se llama “consecuencias de los contratos actuales” y éstas son evidentes. Unos seguidores, los del Real Madrid, rezando para que no “pete” Orange Arena, si tienes Plus (y por tanto sintonizas RM TV) estás de enhorabuena y si no, bien puedes tirar de emisiones de autonómicas por Internet (desde aquí agradecer el trabajo de autonómicas y sus profesionales como Esport 3 y ETB) porque aquel gran deporte que era sentarse en el sofá a ver baloncesto en la TELEVISION está de capa caída. Y tú controlas internet, te montas el “chiringuito” en casa para verlo porque eres un gran fan, pero al gran público no se le reconquista diciéndole que tiene que usar todos los trucos a su alcance para poder sintonizar el baloncesto.

El largo y cálido verano que acaba de comenzar se me antoja más de ambas cosas para Roca que o encuentra mejores opciones televisivas o pasaremos a denominarnos en vez de baloncesto, balonlimbo porque estaremos en un limbomediático del que no tengo claro haya retorno.