BlogNachoDuque

España volverá a luchar por el oro en el Europeo. Es lo que pensaba cuando se anunció la lista y en lo que me reafirmo ahora que han transcurridos siete amistosos de la gira de la selección, que se cerró anoche. Aquí van un quinteto de argumentos que me hacen creer en este equipo.

1. Marc.

La primera, la más grande. España cuenta con el pívot -y probablemente el jugador- más determinante del Europeo. Si hace estragos en las dos zonas de las canchas de la NBA, qué no será capaz de hacer durante el campeonato. Sus actuaciones en los amistosos han dejado claro que puede decidir los partidos cuando desee. Eso sí, pese al crecimiento constante de Xavi Rey y Aguilar, dos de sus compañeros en la pintura, más vale que al pívot de los Grizzlies no le pase nada ni se le cargue de minutos. Sin él, la selección bajaría unos cuantos peldaños.

2. Bases.

¿Qué otra selección lleva a tres bases de nivel NBA? Ninguna. Sí, Francia tiene a Tony Parker, pero no vale por tres. Y además, Calderón, Ricky y Sergio están en un gran momento, sobre todo el último. Los tres bajitos van a ser una tortura para cualquier selección. Por su velocidad para salir a la contra y por su clarividencia en el ataque estático. Además, se han acoplado bien a jugar de dos en dos, uno de los recursos más utilizados por Orenga. Y de propina, está Llull.

3. Orenga.

Despertó dudas antes de su nombramiento por su escaso currículum como primer entrenador, que se reducía al principio de una mala temporada con el Estudiantes. No creo que siete amistosos hayan servido para convencer a los más escépticos, pero su trabajo es notable hasta el momento. No es un debutante al uso. Ha mamado la selección en los últimos años, conoce a los jugadores y lo que puede sacar de ellos. Tampoco tiene ataques de entrenador, ha dejado lo que funcionaba y ha intentado mejorar los detalles. Transmite tranquilidad y confianza a los jugadores. Nada de gritos ni decenas de flechas en la pizarra. Su actitud en los tiempos muertos es la de una tertulia en un café. Me gusta.

4. Ausencias.

Sí, España las tiene, pero se le notan menos que al resto. Y hablamos de estrellas de talla mundial como Pau, Navarro, Felipe e Ibaka. Si a cualquier equipo del mundo se le quitan cuatro jugadores determinantes, se queda en muy poquita cosa. La selección sigue siendo algo serio porque su fondo de armario es más amplio que el del resto. Nadie acude a este Europeo con todos los mejores y la clase media-alta de España está por encima de la de ningún otro equipo. Eso es una gran ventaja.

5. Ambición.

La selección española se mueve por retos y ganar el tercer Europeo de forma consecutiva es uno mayúsculo. Sólo la antigua URSS y la Yugoslavia unida lo han conseguido. Por muchas medallas que este equipo se haya colgado, siempre encuentra algo que le motive y haga mantener viva la llama de la ambición. Hasta en la preparación, España ha dado muestras. El partido de Montpellier fue un ejemplo extraordinario. Era un simple encuentro de preparación, pero estos chicos no conocen la definición de amistoso. Pese a todos los cambios que haya podido haber en la selección, ese espíritu permanece inalterable.