Los Golden State Warriors siguen su hoja de ruta después de librarse de los Cleveland Cavaliers. Anoche el turno le tocó a los Chicago Bulls, que cayeron estrepitosamente por 125-94 en casa. Lo más destacado de la noche fue el duelo entre los bases de ambos equipos, Stephen Curry (25 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes) y Derrick Rose (29 puntos).

Por otro lado, fue una de las noches más negras para Pau Gasol, que tan solo anotó un punto y capturó 8 rebotes en 24 minutos sobre el parqué. Tampoco le fue mejor a Nikola Mirotic, que ni siquiera vio la canasta rival. Uno de los momentos curiosos de la noche fue cuando los Warriors atacaron con dos jugadores menos – se estaban atando las zapatillas – y aún así Harrison Barnes no tuvo problema en anotar.