Suficiente talento han dejado escapar ya los Oklahoma City Thunder, que han visto desfilar a Kevin Durant camino de Oakland y a Serge Ibaka rumbo a Orlando. Tenían que evitar la salida de Russell Westbrook a toda costa, por ello han pactado una prolongación de su contrato a razón de 85 millones de dólares y tres temporadas más, según Adrian Wojnarowski.

El acuerdo de Westbrook con los Thunder acababa en 2017, pero la franquicia ha querido asegurar su continuidad. Tal y como informan en ‘The Vertical’ el contrato del base subirá de 17.8 a 26.5 millones de dólares la próxima temporada y seguirá aumentando en la campaña 2017/18 hasta los 28.5 millones. Además, en el verano de 2018 contará con una opción de jugador que le permitiría ser agente libre.

Este año el cinco veces All Star ha firmado unas medias de 23.5 puntos, 10.4 asistencias y 7.8 rebotes por partido, sin mencionar sus 18 triples-dobles. Además, la afición de los Thunder se volcó con la renovación del jugador, los fans se arremolinaron en los alrededores del Chesapeake Arena para recibir al jugador antes de que firmara su nuevo contrato.