Fue durante la gala de entrega de los prestigiosos premios ESPY y con muchísimos hogares alrededor de los Estados Unidos viéndolo en directo. Aparecieron cuatro grandes estrellas de la NBA, con sus mejores trajes pero el rostro muy serio, lo que iban a decir no dejaba espacio para bromas. Carmelo Anthony, Chris Paul, Dwyane Wade y LeBron James abrieron la ceremonia con un mensaje muy potente sobre el cambio social que está experimentando Norteamérica en relación a los sucesos de los últimos días en Baton Rouge, Minnesota y Dallas.

Carmelo Anthony comenzó el discurso: «No podemos ignorar las realidades que hay actualmente en América. Los sucesos de la pasada semana han puesto en el foco de atención la injusticia, desconfianza y la ira que plaga a muchos de nosotros. El sistema está roto. No son problemas nuevos, la violencia no es nueva, y la división racial tampoco. Pero la urgencia por crear un cambio está ahora en su punto más alto».

Chris Paul continuó con mucha sensibilidad: «Estamos aquí esta noche aceptando nuestro rol para unir comunidades. Nos ponemos en pie ante nuestros padres, hijos, maridos, hermanos y tíos. Y en mi caso como afroamericano y como sobrino de un oficial de policía, que es uno de los muchísimos profesionales que sirven por la seguridad de nuestro país». Tras esto, el base de los Clippers quiso recordar nombres de antiguos deportistas que, como ellos, se convirtieron en referentes para la sociedad por un cambio.

Tomó su relevo Dwyane Wade con las siguientes palabras: «El problema racial tiene que terminar. La mentalidad de disparar para matar tiene que acabar. No ver el valor de los cuerpos negros y marrones tiene que finalizar. La represalia también. La violencia con armas no tiene fin en lugares como Chicago, Dallas, por no hablar de lo sucedido en Orlando. Suficiente, ya es suficiente».

Culminó la intervención LeBron James con unas palabras emotivas: «Nos sentimos frustrados por la violencia, pero no es aceptable, es el momento de mirarnos a nosotros mismos en el espejo, no estamos haciendo un gran cambio». La estrella de los Cavs también mencionó a Mohamed Ali, que fue homenajeado en esa misma gala, arrancando aplausos de los asistentes. Culminó con una frase que resumía el objetivo: «Todos tenemos que hacerlo mejor».