ricky venezuela

Tras dos derrotas consecutivas ante Lituania la selección española mejoró su rendimiento ante Venezuela (80-65), pero sigue lejos del que deberá ofrecer en los Juegos Olímpicos. Felipe Reyes terminó como máximo anotador con 18 puntos. Desglosamos los detalles más importantes del partido.

1. Irregularidad

La selección española sigue teniendo problemas para cuajar cuarenta minutos de buen baloncesto. Ante Venezuela dominó en el marcador sin apuros pero su ventaja nunca despegó por pérdidas tontas (13 en total), errores de concentración en defensa y numerosos errores en el tiro.

2. Pólvora mojada

El acierto exterior sigue sin acompañar a España en esta fase de preparación. Tras acumular un 32% en triples en los partidos anteriores la carta de tiro frente a la ‘vinotinto’ fue dantesca por momentos: 2 de 16 al final del tercer periodo. Rudy Fernández adecentó la estadística en el último cuarto con un 4/5 personal (7 de 25 acumulado). Si la mala racha continúa Abrines (4 triples y 16 puntos en el único amistoso que ha disputado) puede encontrar más oportunidades de las que sobre el papel iba a tener.

3. Poder interior

El juego interior, en cambio, sí demostró su superioridad. A Pau Gasol, que, antes del amistoso de Málaga no había jugado un partido desde abril, le sigue costando adquirir ritmo. Incluso así se fue a los 14 puntos en un visto y no visto. Felipe Reyes, un ejemplo de efectividad con 18 tantos en 16 minutos. Y Willy Hernangómez (10 puntos sin fallo, 5 rebotes y 2 tapones) consiguió dar minutos de calidad desde el banco. Pena que los tiradores no estén aprovechando toda la atención que atraen.

4. Calderón, tercer base

Comentó Sergio Scariolo tras la segunda derrota ante Lituania que su plan para los Juegos Olímpicos es utilizar solo dos bases en el mismo partido, a diferencia de en la Copa del Mundo, donde Ricky, Calde y el Chacho se repartieron los minutos. El damnificado es José Manuel Calderón, que verá su rol muy reducido. En el anterior partido ya se quedó en 5 minutos y contra Venezuela ni siquiera pisó la cancha. Ricky Rubio se afianza como titular pero el Chacho es el preferido para los momentos calientes.