CambiosNormasFIBANBA

Si hay una característica que reúne el equipo de los Estados Unidos respecto al resto de participantes, a parte de que es el de mayor calidad, es que ninguno de sus integrantes ha jugado jamás fuera de su país de manera profesional. Todos ellos han practicado el baloncesto bajo la normativa de la NBA, que como ya saben, es diferente en algunos matices al que tiene la FIBA, el organismo que organiza el torneo de los Juegos Olímpicos. Aquí encontramos algunas de las reglas que los chicos de Coach K encontrarán extrañas cuando comience la competición.

1. Menos minutos

En la NBA se disputan cuatro periodos de 12 minutos, dos minutos más que en FIBA, por lo que en el cómputo general del partido supone ocho minutos menos. Donde no encontrarán diferencias será en el tiempo extra, que también es de cinco minutos, aunque realmente no parece que ningún equipo vaya a ser capaz de forzar una prórroga a los grandes favoritos. Si los americanos suelen relacionar el baloncesto como el deporte más corto de las cuatro grandes ligas, cuando vean los partidos de Río 2016 no deben despistarse mucho al levantarse del sofá.

2. Los triples son más baratos

Nunca se sabe si beneficia o perjudica que a un tirador le cambien la distancia de la línea de perímetro. Lo que está claro es que deberán trabajarlo a conciencia durante los tres días en los que el equipo norteamericano estará en Río antes de que comience la competición. El plan B, y que seguramente veremos muy a menudo, consiste en que los tiradores del Team USA se sitúen siempre mucho más retrasados y abiertos, generando mayores espacios y acomodándose a la distancia habitual del resto del año.

En el baloncesto FIBA el perímetro está a 6,75 metros, mientras que la parte frontal del triple en la NBA se sitúa a 7,24 (23.9 pies). En la única posición del campo en la que se asemeja la distancia es en las esquinas.

3. Cinco faltas por jugador

Tiene lógica que en un partido mucho más corto se les de menor licencia a los jugadores a la hora de cometer faltas. Mientras en la NBA cada jugador cuenta con seis oportunidades de cometer falta antes de ser expulsados, en la FIBA sólo se permiten cinco. Donde no se verá tanta diferencia será en el acumulado de las faltas colectivas.

4. La zona para defender al Team USA

Si bien la defensa en zona no está prohibida en la NBA, sí que hay muchas restricciones a la hora de abusar de la presencia de jugadores defensivos en la pintura. El marcaje individual es lo más habitual y probablemente sea a lo que recurra Coach K durante todo el campeonato, con su superioridad física tienen suficiente beneficio como para volver más estática la defensa.

Será un viaje en el tiempo para los jugadores norteamericanos, que regresarán a su época de la Universidad, en la NCAA también está permitida pero además se utiliza como recurso y es habitual encontrarlo en los mejores equipos. La Selección Española ya consiguió crear problemas a Estados Unidos en la final olímpica de 2008 con Aíto García Reneses planteando diversas defensas cambiantes que complicaron por momentos al Dream Team.

5. Pensar bien los tiempos muertos

Seis tiempos muertos son los que hay para cada equipo en un partido de baloncesto en la NBA, de larga duración además, en ocasiones se demora hasta tres minutos. Pero además cada técnico cuenta en el baloncesto norteamericano con un tiempo muerto de veinte segundos en cada media parte. Si el partido llega a prórroga, se añaden tres tiempos muertos más de sesenta segundos cada uno.

Mike Krzyzewski está más que acostumbrado, pero no debe descuidarse y pensar bien qué decirle a los suyos en cada interrupción que haga en el juego. En Río 2016 contará con dos tiempos muertos en la primera parte y tres en la segunda.

Quizás lo más importante para los jugadores es que sólo el entrenador puede solicitar el tiempo muerto, nada de jugadores, algo que sí es muy habitual ver en la NBA.