camiseta curry wolves

David Kahn, antiguo general manager de los Minnesota Timberwolves, quería un base en el draft de 2009. Todo el mundo lo sabía… El problema es que se acabó llevando tres.

Los Wolves eligieron a Ricky Rubio en quinta posición. Para cubrirse las espaldas por si se quedaba un tiempo en España –como efectivamente ocurrió–, Kahn decidió utilizar la sexta elección, que también era suya, en el hasta entonces director de juego de la Universidad de Syracuse: Jonny Flynn. Por si fuera poco, en el puesto 18 escogieron a Ty Lawson, que acabaría traspasado a Denver. Tres primeras rondas, tres bases… Y ninguno se apellidaba Curry.

Un error histórico que ha quedado plasmado a una camiseta vista durante el partido Wolves-Spurs.