BlogMunoaCalderon

 

El título de este post reproduce el lema de José Manuel Calderón, uno de los embajadores del baloncesto español en la NBA. Pero mucho, muchísimo más que eso. ´Calde´ encarna todas las virtudes que la generación del 80 ha enarbolado para conducir a la selección, a sus equipos y a ellos mismos a la cima de la canasta mundial. Pues atención todo el mundo porque Calderón, trece años después de llegar a la LEB con el Lucentum Alicante en la temporada 1999-2000 y de una impresionante trayectoria, es agente libre en la NBA.

Humildad y sacrificio. Estas dos palabras resumen a la perfección el ejemplo diario que José Manuel Calderón ha dado durante toda su vida. No recuerdo ni un mal gesto, ni una mala palabra, ni siquiera una mueca de malestar. La sonrisa de Calde irradia armonía. Es un hombre equilibrado, un líder en la sombra alguien siempre positivo. Un valor para cualquier plantilla. Y, ahora, un valor al alcance de quienes busquen un base curtido, de clase, experiencia y respaldado por una sobresaliente carrera. Calderón lo tiene todo.

Seguro que cuando eche la vista atrás se dará cuenta de lo lejos que le ha llevado este juego. Cuando fichó por el Fuenlabrada después de ascender con el Lucentum a la ACB y descender esa temporada, ni se imaginaba lo que le esperaba. Él mismo explica como se planteó su siguiente gran paso, que fue fichar por el Tau Vitoria en la temporada 2002-03. Habló con su familia para decidir qué era lo mejor y firmó por el club alavés sin ni siquiera pensar que iba a convertirse en jugador profesional y todo lo que eso significaba.

Afortunadamente, si no lo tenía en mente, las circunstancias le han puesto en su sitio natural: encima de una cancha entre los mejores de los mejores.

De Vitoria a Toronto en la campaña 2005-06. primera piedra de una trayectoria que, junto a la desplegada con la selección, le llevaron un día a ganar el Príncipe de Asturias como miembro del equipo que ganó el Mundial de 2006 en Saitama (Japón).

El palmarés de Calderón es abrumador. En Toronto ya tenía el rango de capitán en la campaña 2010-2011. Pero la historia de amor de José Manuel con Toronto terminó, surgió el sonido a ´rap´ de Detroit y los Pistons y ahora es agente libre. Puede negociar y fichar con el equipo que quiera. Es un hombre como pocos. Me gustaría saber qué camiseta vestirá la próxima temporada. Será parte de la colección con los uniformes de quienes nos hacen soñar despiertos.