BlogFelipeGalanElGestoDePau

Algunos dirán que, teniendo en cuenta sus ingresos, los 24.000 dólares donados por Pau Gasol a los damnificados por el tifón de Filipinas no suponen un gran esfuerzo para el pívot de los Lakers. Y la verdad es que, si nos ceñimos al aspecto cuantitativo, podrían tener razón.

La cuenta es muy sencilla. A Gasol le pagan 20 millones de dólares por temporada en Los Ángeles. De modo que, si lo extrapolamos a un trabajador que perciba, por ejemplo, 20.000 euros anuales, sería como si éste último donara 24 euros.

Lo que pasa es que, bajo mi punto de vista, en este caso lo importante no es la cantidad, sino la sensibilidad demostrada una vez más por Pau Gasol ante el sufrimiento humano. Eso es lo que hace grande su gesto y no el montante de su donación.

Eso y que el jugador catalán nos tiene acostumbrados a este tipo de iniciativas solidarias. Hay que recordar que Pau es embajador de UNICEF desde 2.003 y que su implicación le ha llevado hasta países como Angola o Etiopía para prestar su imagen en distintas campañas de concienciación sobre el hambre en el Tercer Mundo.

Es sólo un ejemplo, porque Gasol no ha parado de utilizar su influencia para ayudar a los más necesitados. Así nació, poco después de aterrizar en Memphis, la campaña «Hoops for St. Jude», que también concedía un valor económico a sus puntos para donar el resultado a un hospital de la ciudad.

Y estas son cosas que se conocen, porque estoy seguro de que hay mucho más detrás. Por eso no importan las cantidades, sino el ejemplo que suponen cada uno de sus actos.