En la última temporada de la NBA Serge Ibaka tan solo pudo disputar 64 partidos antes de caer lesionado. Sin el jugador hispano-congoleño y con Kevin Durant y Russell Westbrook fuera de circulación, los Oklahoma City Thunder se quedaron sin disputar los playoff. Esta campaña el equipo lleva un balance de 13-8 y ocupan el tercer lugar en la clasificación en la Conferencia Oeste, por detrás de los Spurs y los invictos Warriors.

En una entrevista para True Africa, el pívot se marca unos objetivos muy claros para esta temporada a nivel personal y para los Thunder: “Mi primer objetivo es ser elegido All-Star y ser nombrado Mejor Defensor del Año. Para el equipo obviamente el reto es ganar el campeonato, lo que es más importante que los objetivos individuales”.

La diferencia respecto a otros años para conseguir el anillo es clara para Ibaka: “Russ (Westbrook), Kevin Durant y yo hace mucho que no jugamos sanos una temporada completa y unos playoff. Si conseguimos evitar las lesiones creo que tenemos oportunidades de ganar”.

A sus 26 años, Serge Ibaka nunca ha sido elegido como All-Star. En 2011 participó como sophomore en el partido de los rookies, además de competir en el concurso de mates que finalmente ganaría Blake Griffin. Estar entre los elegidos que el próximo febrero compitan en Toronto “sería todo un honor” para él. “Todo el mundo quiere que le recompensen por su juego individual. Muchos de mis éxitos provienen de mi defensa y de la energía con la que juego, algo que no siempre se refleja en las estadísticas”. La ambición del jugador de los Thunder no tiene techo y aunque cada año su rendimiento mejora, “nunca estoy satisfecho y siempre quiero mejorar”.

Para acabar la entrevista, Ibaka tiene claro lo que espera de su paso por la NBA. “Quiero que me recuerden como un gran jugador, pero no quiero que me defina tan solo un momento en concreto. Quiero que la gente repase mi carrera cuando me haya retirado y se quede impresionada con mi historia. Cómo llegué donde lo hice y cómo logré lo que hice“.