FotoEuroligaMilanFCB

Emporio Armani Milan 91 – 63 FC Barcelona

Tanto el Barcelona como el Armani Milan tenían asegurada la clasificación para la siguiente fase como primero y segundo del grupo E, por lo tanto, el aliciente del partido era ver quién estaba en mejor forma. Los italianos contaban con 6 triunfos consecutivos y ninguna derrota en casa y los catalanes aterrizaban en Milán con un historial impecable de 12 victorias. El Mediolanum Forum alzaba telón con este atractivo prefacio.

Bien es cierto que el partido no revestía la misma importancia que el que enfrentó a ambos equipos por primera vez en el Palau. También es verdad que para el Barcelona el hecho seguir invictos en el Top 16 habría sido una gran satisfacción además de una inyección de moral. Vencer a un rival importante a domicilio y de paso saber qué se siente al ganar en el escenario de la Final Four era un buen acicate para salir a por todas desde el pitido inicial.

«Vamos a Milán a jugar contra el segundo, con la idea de volverlos a ganar” había declarado Xavi Pascual antes del encuentro. Nada más lejos de la realidad. Precisamente faltaron ideas, carácter e intensidad en el conjunto azulgrana para pelear por el triunfo contra el Milan. En el primer cuarto se vieron destellos aislados de algunos jugadores el Barça en un intento por igualar la contienda, mediado el segundo cuarto empezaron a quedar rezagados en el marcador para acabar desapareciendo por completo en la segunda parte.

El Barcelona inauguró el marcador con un 0-5 que los locales recuperaron al momento. Gentile, con 24 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias y 28 de valoración se convirtió en el estilete del conjunto milanista junto a Samuels y Jerrells. Los italianos abrieron fuego contra la canasta rival a la vez que ataban de pies y manos a los catalanes, cada vez más negados en el aspecto ofensivo y con muchas dificultades en la defensa (21-20). La entrada de Oleson (3) y Lampe (8) en el segundo cuarto tampoco mejoró el estilo de juego de un Barça a la deriva, amedrentado por los triples de Jerrells (14) y los tiros de Gentile. Xavi Pascual solicitó tiempo muerto para poner cordura dentro del equipo visitante, pero con Hackett (11) desatado, los azulgrana no solo no reaccionaron sino que además encajaron un parcial 17-2.

Si aún había esperanzas de recortar puntos después del descanso (43-34) y salir victoriosos de Milán, el Barcelona acabó de tirar todas sus opciones por la borda en la segunda parte. Samuels (16) señaló el inicio de otro parcial demoledor que dejó descolgados a los catalanes en el electrónico de una vez y por todas. El Barça quedó atrapado en modo “stand by” ante el vendaval italiano, que se dedicó a hacer canastas de todo tipo para demostrar su superioridad.

Cualquier intento de los catalanes de maquillar el resultado quedó sepultado por los jugadores de Luca Banchi. Abrines (14), con buenos minutos, no tuvo ninguna oportunidad contra los italianos, muy crecidos en el ataque e infalibles de cara al aro desde cualquier punto.

El Barcelona cae por primera vez en el Top 16, con un balance de 12 victorias y una derrota a falta de una jornada por delante. La próxima semana, para cerrar esta fase de la Euroliga, el Barça se enfrentará a un rival en declive, el Laboral Kutxa.