LeBron James es ambicioso, no le vale con haber sido doce veces All Star, tener tres anillos NBA, haber sido tres veces MVP en unas finales y cuatro de la NBA; ni siquiera le basta con haber cortado una sequía de títulos que duraba 52 años en su ciudad natal… y la lista sigue, pero no, el alero quiere más, siempre quiere más. Por eso no parará hasta igualar a una leyenda como Michael Jordan. “Mi motivación es el fantasma al que persigo“, declaró el jugador de los Cleveland Cavaliers en una entrevista con Sports Illustrated, “aquel fantasma jugó en Chicago”.

Siempre ha tratado de evitar las -odiosas- comparaciones con Jordan, pero ahora él mismo reconoce que va tras la estela del mítico jugador de los Bulls. “Mi carrera es totalmente distinta a la de Michael Jordan”, señaló James en la entrevista. “Por lo que yo he pasado es diferente de lo que él ha pasado. Lo que él hizo es increíble y yo lo vi“, explicó el alero. Aunque LeBron también ansía en convertirse en uno de los mejores de todos los tiempos.

‘King’ James también habló con Lee Jenkins sobre las Finales de la NBA frente a los Golden State Warriors y reconoció haber dudado sobre su victoria. “Vas perdiendo por 3-1 y te dicen que nunca nadie ha remontado ese resultado. Juegas contra un rival que ha ganado 73 partidos y tienes que volver a su cancha, donde llevaba una racha de 54 victorias“, argumentó el jugador. Asimismo desveló el mensaje que les envió a sus compañeros después de perder el cuarto encuentro: “No importa cómo hemos llegado a este punto… Tenemos que ir a Oakland para el quinto partido y tenemos que volver a casa de todas maneras así que ¿por qué no volver y jugar el sexto partido? Jugad duro, estad concentrados, seguidme como líder y me aseguraré de que volváis a casa para jugar el sexto partido“.

Y cumplió su promesa. 41 puntos en los dos choques siguientes y un séptimo partido por delante en el que se lució con un triple-doble en Oakland. Un paso de gigante hacia la figura de Michael Jordan, pero el jugador de los Bulls sigue teniendo seis títulos en su haber, tres más que el alero de los Cavs.