2 mates mirotic

Fue la jugada del partido. Tras un tercer cuarto excelente de Grecia, y con Pau Gasol tomándose un breve respiro, Nikola Mirotic y Felipe Reyes consiguieron darle la vuelta al guión que empezaba a tener el choque con un soberbio inicio del cuarto periodo. El ala-pívot de los Chicago Bulls materializó el cambio de momentum con un matazo impresionante a dos manos tras un robo de balón en primera línea. Y eso que Giannis Antetokounmpo, ‘The Greek Freak’, hizo lo posible por impedírselo con sus interminables brazos en una clara falta personal que no vieron los árbitros.

El mate provocó un tiempo muerto de Fotis Katsikaris, que vio cómo el partido se le empezaba a ir de las manos. Pero sobre todo provocó que España se lo creyera y jugara con más decisión a partir de entonces.

Era también el mate que Nikola Mirotic le debía a los griegos desde aquella jugada en la final de la Euroliga de 2013, cuando Kyle Hines y Kostas Papanikolaou impidieron con gran agresividad un aparentemente sencillo contraataque sin oposición. Aquel tapón envalentonó al Olympiacos y mermó mucho la moral del Real Madrid, que terminó perdiendo el título.

Espina quitada.