El discurso de Kevin Durant en la recepción de su galardón como MVP de la temporada NBA 2013/2014 ha sido uno de los más emotivos que se recuerdan. El alero de los Thunder quiso abrirse y mostrar su lado más personal para emocionar a todos los presentes, demostrando que su calidad en la pista está al mismo nivel que su calidad humana.

«Muchas gracias a todos, estoy un poco nervioso hoy».

«Mi sueño es llegar a ser un buen entrenador, es lo que quiero hacer. Estar en casa, tener niños y ser entrenador. El baloncesto es mucho para mi, me encanta jugar»

Aunque el momento más emotivo de la noche llegó cuando Kevin Durant quiso agradecerle a su madre todo lo que había hecho por él y su hermano, las lágrimas no le impidieron decir lo que sentía… «Por último, agradecérselo a mi madre. Una madre soltera con dos chicos en la época en la que tienes 21 años. Todo el mundo nos dijo que no estaríamos aquí. hemos ido de un apartamento a otro moviéndonos por nosotros mismos. Uno de los mejores recuerdos que tengo fue cuando nos mudamos a nuestra primera casa. No había camas, ni muebles… y acabamos los tres en una habitación y simplemente, nos abrazamos. Nos hiciste creer. Te fuiste a dormir hambrienta. Te sacrificaste por nosotros… Tú eres el auténtico MVP».