BlogCarlotaNBAAnilloSegundones

Arranca la NBA y todos los caminos y debates llevan a los Heat. Y si no, a los Thunder de Durant o a los siempre competitivos Spurs. Sin embargo, esta temporada hay varios equipos que no solo van a dar la talla, sino que por plantilla son serios aspirantes a hacer mucho daño en estos playoff, y por qué no, a dar la sorpresa.

INDIANA PACERS:

LeBron los conoce bien por la guerra física que les dieron en los últimos playoff. Un equipo que se basa en una defensa que deberían imitar el resto de equipos, y en el talento multitarea de Paul George. A todo eso, ahora hay que sumarle a Luis Scola. Un seguro al poste bajo y que llega con aire fresco tras un paso a la pata coja por Phoenix.

BROOKLYN NETS:

Es cierto que no han sido un equipo olvidado pero llegan a esta temporada como una especie de Madrid de los Galácticos en versión veteranos. Les dirige Jason Kidd, y las estrellas se acumulan: Paul Pierce, Kevin Garnett, Jason Terry y hasta Kirilenko de guinda. Un proyecto millonario pese a alguna bajada de sueldo que tiene tantas opciones de funcionar como de quedarse en el camino. Excitante.

CHICAGO BULLS:

Derrick Rose tiene muchas batallas por delante. Una de ellas es llevar a los Bulls a hacer algo grande. Junto a Noah, si está fino, tienen al alcance hacer algo más que soreprender en los playoff. Su plantilla apenas ha variado en cuanto a fichajes. Tras el cráter dejado por Nate Robinson, el único fichaje ha sido Mike Dunleavy Jr. Así que lo dicho, confiemos en Derrick Rose.

GOLDEN STATE WARRIORS:

Su línea exterior fue temible la temporada pasada. El diablillo Stephen Curry, Klay Thompson y Jarrett Jack se divirtieron sobremanera haciendo ganar a su equipo. Esta temporada, pierden a un alfil como Jarrett pero ganan un torre con apellido de semiestrella: André Iguodala. Junto a Bogut, si no vuelve a caer en dolorosas lesiones, tenemos enfrente un señor equipo.

HOUSTON ROCKETS:

Ya la liaron pero bien con James Harden. Y ‘la barba’ tiene ganas de más. Salir de Oklahoma le dio aires de megaestrella y se las gasta llegando a anotar 45 puntos en un partido. Ahora la duda es si la cancha de los Rockets tiene espacio suficiente para el ego de Harden y lo que es aun más inabarcable, el de Howard. Superman llega porque quiere pero desterrado por Kobe de los Lakers. Junto a Parsons, Jeremy Lin y Asik, Houston tiene equipo para hacer algo más que caer en la primera ronda de playoff.

NEW YORK KNICKS:

Por un sencillo motivo: a Carmelo Anthony se le acaba el tiempo. A sus 29 años, el anillo aún le espera y los Knicks se han renovado (en parte) para alcanzar ese sueño. Si Stoudemire aguanta el tirón, los nuevos fichajes completan una plantilla para llegar lejos. Andrea Bargnani, conocido por su versatilidad como pívot, y Metta World Peace, conocido por todo, incluido por su baloncesto. El Madison Square Garden bien merece unas finales.