PeteretesCorbalan1

Antes era una entelequia, el fruto de un sueño. Después, fue la primera gesta del baloncesto nacional. Allí estaba David ante Goliat. Allí estaba España ante Estados Unidos en la final de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en 1984. En la pista, Corbalán escudriñaba el entorno mientras repasaba con las manos la suela de las zapatillas. Frente despoblada, bigote con aires de Chaplin, rictus de concentración y un mar de sensaciones fluyendo entre la cabeza y el corazón.

Era consciente de la ascendencia que tenía en el grupo. Acababa de recibir el trofeo al mejor jugador de Europa y de conseguir la medalla de plata en el Europeo de selecciones en Nantes. Mientras Michael Jordan y compañía se situaban en la pista tras la última charla táctica de Bobby Knight, Corbalán rememoraba la primera victoria española de la historia ante Estados Unidos (109-99). Fue en el mundial de Colombia de 1982. Era tan reciente que el recuerdo le insuflaba la ilusión de repetir la hazaña.

La ilusión era un espejismo. El partido fue un paseo para los anfitriones (96-65), pero jugar la final ya significaba un éxito mayúsculo, porque el baloncesto concitó el interés de millones de españoles, le robó parte del protagonismo al fútbol en una sociedad entregada a su poderoso influjo para reivindicar su papel como deporte en estado de efervescencia.

Aquella época dorada del baloncesto en la década de los 80 se recuerda a golpe de nombres propios, como el malogrado Fernando Martín, Epi y el mismo Corbalán, la extensión del entrenador en la cancha, un base inteligente, con potencia física y un buen lanzamiento a media distancia.

La vocación por la Medicina se impuso a su pasión por el baloncesto, así es que tras su retirada de las canchas se dedicó cultivar su perfil como profesional de la Sanidad, una vez reconocido como doctor. Atrás quedó un palmarés repleto de títulos en todas las competiciones por equipos y con la selección que perdurará siempre para reconocer su trayectoria. Más allá de los reconocimientos oficiales, para muchos fue el mejor base europeo de la década de los 80.

PeteretesCorbalan3